Este post lleva mucho, mucho retraso, pero el trabajo no me ha dejado dedicarme ni casi a ver películas ni a escribir todos los post que llevo con retraso. La película de la que os voy a hablar hoy es Perdida o Gone girl. Tengo que confesar que cuando vi el tráiler el tema de la película me interesó, pero el actor, Ben Affleck me echaba para atrás.

Sinopsis: Nick va a trabajar a su bar y recibe una llamada del vecino alertando que el gato está fuera de la casa y la puerta se encuentra abierta. Lo que se encuentra es que su mujer ha desaparecido y hay muestras de violencia en la casa. ¿Será verdad todo lo que aparenta la escena de lo que parece ser un crimen?

rueda de prensa de Nick

rueda de prensa de Nick

Como ya os dije el argumento está bien aparentemente el marido ha matado a su mujer y así lo cree la policía. Nosotros como espectadores observamos y descubrimos que la mujer ha preparado el escenario del crimen para que inculpen al marido y le condenen a pena de muerte.

El problema de los actores es su imposibilidad de expresar sentimientos no sabemos si es porque así lo indica el papel o es que ni los actores se creen la historia.

Algo que sí me ha gustado de la película es el papel que tienen los medios de comunicación en transformar la noticia e influir en el público para manipular sus opiniones sobre acontecimientos que ya no se informan de forma objetiva sino de manera sensacionalista para conseguir audiencia.

El final de la historia es la parte que más decepciona de la película. Una mujer psicópata que obliga (con un embarazo que no sabemos cómo se ha producido) a permanecer a su lado.

Los personajes para mi gusto están poco definidos, sabemos poco de ellos y cuál es su relación. La historia a medida que avanza hace aguas, cuando la intentan complicar menos creíble se va haciendo.

La verdad es que está entretenida mientras se está investigando la desaparición de la mujer, pero cuando quieren rizar el rizo dejas de sentir alguna simpatía por los personajes (si alguna vez tuvimos alguna) y se va haciendo más y más desagradable. No sé si era el objetivo del director que nos diéramos cuenta de lo retorcido y maligno que puede llegar a ser el ser humano y como perdemos nuestra humanidad por conseguir nuestro beneficio sin importar a costa de qué.

Es una película visible pero no esperéis grandes interpretaciones ni un gran final. Podría ser una película del sábado de telecinco o antena3.